jueves, junio 09, 2005

Cocina experimental

Para experimentar y descubrir cosas en la cocina no hace falta un taller de alta tecnología con los cocineros más preparadas. Basta tener un par de críos con espíritu aventuro. Así si les dejas un poco de libertad veras que empiezan a hacer cosas que a tí nunca se te habrían ocurrido.

Pues bien, estábamos comiendo el domingo y, entre otras cosas, habíamos hecho unos espárragos trigueros a la plancha. La novedad es que una vez emplatados los habíamos cubierto con unas virutas de jamón. El jamón se atempera y queda delicioso. Pero no es ahí adonde voy. Como a Marina no le convencían nos pidió un poco de mayonesa. Aún así seguían sin gustarle. Se levantó, partió un trozo de pan y.... ¡¡¡se hizo un bocadillo de espárragos trigueros a la plancha con mayonesa y virutas de jamón!!! Toma ya. Estaba bueno, pero decidimos depurarlo. Fuimos a la despensa, sacamos el pan de molde redondo que venden en Mercadona (que es parecido al Semilla de oro, de Bimbo), le aplicamos una capa de mayonesa, ponemos unos espárragos troceados y cubrimos con jamón. Delicioso!! Realmente delicioso.

Así, de esta manera tan tonta (o tan lista, si recordamos el refrán de "eres más listo que el hambre") nos encontramos con una receta muy buena. Y así, al fin, los críos se comen los espárragos!!

2 comentarios:

meliton dijo...

buena idea. lo probare. la verdad es que con pan y mayo todo esta bueno!

Dr. Muerte dijo...

y si no que se lo digan a alfonso...